fbpx
Top

Mantener a los adolescentes interesados en los viajes familiares

Mantener a los adolescentes interesados en los viajes familiares

Nuestros hijos crecen y comenzamos a darnos cuenta que ya no es tan sencillo organizar las vacaciones familiares. Cuando eran más pequeños, bastaba con armar sus bolsos y contarles que iríamos de paseo a la playa o al campo. En cambio, nuestros hijos ahora prefieren juntarse con los amigos, y viajar fuera con la familia ya no es tan tentador para ellos como lo era antes.

 

La adolescencia es el momento en que los hijos comienzan a construir lazos y amistades que ellos mismos van eligiendo. Aparece la sana necesidad de sentirse independientes y autónomos que es tan propia de esta etapa de la vida. Sus necesidades de comunicación y contención se ven cubiertas por amigos, por lo que surge un distanciamiento de los padres, quienes son los que establecen límites con los que no suelen estar de acuerdo.

 

Para los padres, saber aprovechar las vacaciones con los hijos adolescentes es todo un desafío. El poder manejar los cambios de humor y las fluctuaciones en los estados anímicos propios de la edad es algo a tener en cuenta antes de planificar un viaje familiar.

 

Una forma de motivarlos es permitirles que formen parte de la decisión y la programación de la salida. Si escuchamos y aceptamos algunas de sus sugerencias, ellos se sentirán considerados y parte de las decisiones. Podemos encargarles que busquen información sobre el lugar que vamos a visitar, buscar festivales o eventos, visitar un parque temático o hacer excursiones en bicicleta o a caballo campo de fútbol. Se trata de que todos disfruten y que sea una experiencia agradable para todos.

 

viajandoconadolescentes

Imagen cortesía de Shutterstock

¡Evitemos el aburrimiento!

 

Tanto adultos como hijos disponen de tiempo libre en vacaciones. Al no estar sujetos a tantas obligaciones u horarios, los lazos y las conversaciones se distienden, dando paso a momentos propicios para lograr una relación más estrecha con nuestros hijos. Como resultado, el adolescente deja de estar a la defensiva y se integra más a su familia, los padres van aprendiendo cómo respetar los tiempos y deseos de los hijos y se fortalece la comunicación y la confianza dentro de la familia.

 

Un viaje familiar con nuestros adolescentes es la excusa perfecta para mostrarles los beneficios de conocer lugares nuevos y por qué no, otras personas, sus costumbres y sus comidas,  disfrutar de la naturaleza y hacer deporte. A los jóvenes les hará comprender que hay muchísimas  actividades para disfrutar en tiempos de ocio y que la pasividad del sofá o de la casa, solo les hará desaprovechar unas maravillosas vacaciones.

 

¿Y dar paso a la vida en pareja?

Aunque nuestra intención sea siempre aprovechar los días libres y las vacaciones para viajar con la familia, debemos comenzar a darnos cuenta que, con el paso del tiempo, los jóvenes nos acompañarán con menos frecuencia en las salidas familiares. Aprovechemos la oportunidad de replantearnos las vacaciones y mirarlas como un momento para disfrutar con nuestra pareja de una inolvidable escapada romántica.

 

En el día a día, muchas veces debemos priorizar la rutina, el cuidado de la casa y la crianza de los hijos. No siempre es fácil encontrar el lugar que ocupa la pareja. No nos damos cuenta de que mientras mejor nos llevemos con nuestra media naranja, más compenetrados estaremos como padres y con mejor ánimo para hacer frente a los desafíos que nos plantea el crecimiento y desarrollo de nuestros hijos. Esto se traduce en relaciones familiares más fluidas, felices, ¡y en hijos contentos de recibir regalos a nuestro regreso!

 

TravelingWithKidsD2_español-01

post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Festivales de Verano en Cataluña Películas para viajar por Puerto Rico