“Enamórate de…” De mí para mí.

Hay un dicho que dice que si no puedes con el enemigo, que te le unas. Ya que nadie me ha hecho caso cuando les digo “enamórense de la mujer que les dé la gana” y prefieren esteriotiparse, pues llegó mi hora de esteriotipar. Hoy le voy a hablar a mi persona sobre la persona de la cual se debe enamorar.

Querida Brenda(yo):

Sé que cuando leas esto en un futuro morirás de la risa y pensarás que eres toda una pendeja, pero al mismo tiempo sabrás que esto fue justo y necesario. Tus experiencias particulares de vida y tu propia personalidad te han llevado a pensar que el amor es una mierda, y es muy probable que en el futuro sigas pensando de esa manera. Si en algún futuro dejas de pensar que las cursilerías y el romanticismo son la mierda que no flushearon en el toilet, te daré aquí algunos consejos de los hombres de los que te debes enamorar y de los que no.
Evita enamorarte de hombres con complicaciones sentimentales previas. Todas las veces que has apostado a darle una oportunidad a estos ha sido como tirarte de un 9no piso, tal y como lo hiciera Charly García, pero sin encontrarse una piscina abajo. Cuando aparezca uno de estos o de los que tienen “novias fantasmas”, dales derecha.
No te enamores de un hombre que políticamente sea muy cerrado. Increíblemente, en este momento no te diré que no te enamores de un PNP, sino que si te enamoras de él te asegures que sea alguien que sepa porque lo es. Tú cada día entiendes más porqué tus ideas políticas son de una determinada manera. Asegúrate que el hombre del que te enamores también lo entienda sobre las suyas.
Sabes perfectamente que nunca en la vida dejarás de viajar. No te enamores de un hombre que no entienda lo que eso representa. Enamórate de uno que cuando le digas “Quiero ir a Nueva Delhi” te diga “dime cuando pa hacer la maleta la noche antes”.
No te enamores de un hombre machista ni que use epítetos homofóbicos para referirse a otros. Tú sabes más que eso y te derriten los sensibles. Esos que se joden con Sabina y Silvio.
Finalmente, obvia a los fanáticos religiosos. Esto puede ser una generalización, pero nunca pueden tener una conversación literaria/filosófica sin citar la biblia. Como si fuera el único texto en la tierra.

Ahora te digo mi querida Brenda Gisselle, deja de fijarte en los físicos. Has aprendido mejor que nadie que la capota no dice nada. Enamórate de uno con quien puedas hablar de todo. Libros, teatro, deportes, viajes. Enamórate de uno que quiera hacer todo eso contigo. Enamórate del que cante contigo el estribillo de “dormir contigo es estar solo dos veces, es la soledad al cuadrado” esgalillau en un tapón. Enamórate de un tipo del que le hables del tema de tu tesis y no se quede clueless. Y sobre todo Brenda, te digo, enamórate de un tipo que esté en tu misma página, en tu mismo viaje. No quieras seguir jugando a forzar situaciones. Cada vez que haces el esfuerzo de salir de tu zona cómoda todo se complica. Enamórate del chico cuya zona cómoda sea la misma que la tuya.

Espero que esto te haya servido de algo,
Te quiero con ovarios, cabrona!