Archives

El chiste histórico conocido como el 25 de julio

Sinceramente, no hay una fecha que produzca más felicidad en mí que el 25 de julio. Sé que hasta un punto eso suena cruel, si lo vemos desde un punto de vista que voy a tocar orita, pero aún así, me hace feliz porque en su mayoría es un absurdo chiste político. Yo creo que este chiste existe desde los tiempos de los taínos y los españoles. Quizás una fecha como hoy un taíno cagó a un español y éste lo corrió por todo Aguada hasta que no pudo más con la agilidad del “Indio Cagón”. Ya vieron, tengo talento para inventar historias tipo “Boricuazo”. Bueno, hace sentido, probablemente, gracias al “Indio Cagón”, es que este día está tan cagao.

Bueno, ya hablamos de una cagada colonial. Ahora hablemos de una cagada un poco más contemporánea; la del 25 de julio de 1898. Según algunos PNPestes fastidiosos y de esos que los verdaderos datos históricos les importa poco, los americanos llegaron a la isla por Guánica como una invitación. Si hubieran atendido bien a su clase de historia, (aunque recuerdo a uno decir que los profesores de historia son todos unos embusteros porque son independentistas) sabrían que los americanos entraron por Guánica porque Puerto Rico fue el botín de guerra de la absurda Guerra Hispanoamericana autocreada por los Estados Unidos para buscar la forma de quitarle a España la posesión de Cuba. Pero no. Ya saben, los estadounidenses fueron nuestros cordiales invitados. Y si me pongo a hablar del Tratado de Paris, diría que no lo entiendo. Ya Puerto Rico corría con los poderes gubernamentales que le otorgaba la Carta Autonómica, y lo único que me hace pensar es que en España había un crical con el caso Puerto Rico; nada distinto a lo que han sido estos 113 años con EEUU. Pero los PNP’s celebran la llegada de los gringos aún así.

Ahora nos vamos a 1952, como si fuera libro de historia de los que se usan en las escuelas puertorriqueñas. (tu sabes, porque en los libros de historia de Puerto Rico el periodo de 1902-1952 no existe, a excepción de la Ley Jones que fue lo único que pasó en ese tiempo) Muñoz Marín como parchito y pa que no doliera tanto la invasión, usó esa fecha para la inauguración de su Estado Libre Asociado y para izar la bandera puertorriqueña por primera vez, después de que había sido un delito hacer eso por mucho tiempo. Y pues, así celebran los Populetes el 25 de julio.

26 años después de eso, 1978, al celebre gobernador de Puerto Rico, el infeliz de Carlos Romero Barceló se le ocurrió usar ese día para acribillar dos jóvenes por cometer uno de los crímenes más grandes en este país: creer que Puerto Rico es capaz de cosas grandes y creer en su independencia. Por eso, Carlos y Arnaldo Darío fueron asesinados por la policía. Por ser independentistas y llegar al Cerro Maravilla engañados por un insecto, ni que a cometer “terrorismo”. A ésto me refería cuando hablaba de que no debía decir que este día me hacía feliz, porque esto si que es algo trágico. Pero a pesar de esta mancha negra, éste día sigue siendo un circo.

Ahora tenemos algo que añadirle al 25 de julio: ¡implosionaron Las Gladiolas! ¿En que categoría caería eso? ¿Otro chiste histórico o mancha negra?

De los hombres que se martirizan sabiendo que lo hicieron mal…

“YO TRATÉ DE HABLAR CONTIGO, PERO TÚ NO QUISISTE OIRME”

Gracias a Dios que éstas palabras solo me tocaron oirlas en un sueño, medio absurdo pero sueño al fin. No se si el sueño es producto de las ganas que tengo por tripearmelo, porque las cosas que dijo se las ha tenido que tragar, o es que hay algo de nostalgia envuelto. Esto es un caso de como la gente prefiere pedir perdón a gente que nunca se mereció que le hicieran daño, porque simplemente fueron personas que se desvivieron por ellos y un poco de consideración en vez de intentar pedir perdón, demostraba un poquito más de madurez y consideración. Aprendí que hay gente tan y tan egoísta que no saben ni siquiera lo que significa eso.

Yo me considero una persona egoísta y ¡bastante! pero nunca he creído bajo ninguna circunstancia que el egoísmo me debe llevar al despotismo y sobre todo a ser una malagradecida. Yo estoy conciente que uno de los defectos más grandes dentro de mi egoísmo es que puedo llegar a frustrarme y a perder la paciencia con alguién que no sabe de lo que hablo, y por ende, me da con considerarlo más bruto que yo, pero hay un momento en el que freno y soy capaz de mirar pa atrás y reconocer mi error, pero otros, ¿serán capaces de hacer lo mismo?

La vida solita me enseñó que no. A vecés los caprichos pueden ser más grandes que los hechos y las experiencias y llevan a la gente a invertir las historias a su conveniencia. El título de éste post se refiere específicamente a dos hombres (aunque también le vendría de perilla a una amiga, pero ella no se merece ni un post mío.) Uno es el hombre al que le oír decir la cita de mi sueño, que naturalmente, tiene don de político y olvida sus promesas rápidamente, pero cuando se ve pillao, intenta pedir perdón. Todavía es la hora que no lo he querido escuchar, y sinceramente, espero solo tener que oirlo en mis sueños y pesadillas. El otro, es medio insignificante… pero me las pega y después me dice NO SEAS MALA. ¿Qué no sea qué? ¡Hay que reirse en esta vida! Él desaparece, hace lo que le da la gana y la mala soy yo, ¡ay señor! Ese me inspiró a escriir este post porque me ha llamado dos veces en el día. Sinceramente, no se para que y tampoco le constesté. Ya estoy vacunada de todo esto, pero hay que vacilarse el guille de mártir que son capaces de darse algunos hombres.

Esto es todo lo que me queda por decir. Después de esto, hombre que me lees, no vengas a querer hacerme ningún cuento o historia rara para conmoverme, ¡que ya me se todo el repertorio!