Archives

APRENDÍ…

Ayer, por primera vez desde que me gradué de escuela superior, decidí retar a la escritora que siempre ha habitado en mí, y que aún no entiendo por qué, ha estado en cierto reposo desde hace cuatro años. No sé si ha sido la búsqueda de mi verdadera identidad profesional o qué, pero la literatura pasó a un segundo plano durante mis primeros años universitarios. Escribí si, pero escribí cosas que ahora me arrepiento haber escrito. Usar mi talento a servicio de amores idiotas no era una buena idea, y en realidad, ayer mismo comprendí que el cuento rosa es una soberana MIERDA.

Desde hace como dos años o un año y medio comencé a escribir de nuevo por amor al arte, claro, justo el tiempo que llevo haciendo mi otra verdadera vocación: estudiando lenguas. Me siento plena haciendo las dos cosas que más me gustan y creo que por eso la inspiración ha regresado. El tiempo que pasé en Miami de intercambio, no toqué mis historias practicamente para nada. Sinceramente, Miami fue un sitio que me hizo cambiar mis clasicos tonos amarillos y violetas a unos grises pálidos horribles, pero allí mismo me encontre con una gran inspiración que verdaderamente, me hace sentir bendecida y ayudo a que me reenfocara. Como parte de las actividades organizadas por el Departamento de Lenguas de FIU, (Florida International University) nos visitaron a la universidad tres escritores italianos jovenes, promesas de la literatura italiana de estos tiempos. Sus nombres: Silvia Avallone, Giuseppe Catozella y Barbara DiGregorio.

Estaban acompañado de su editor, de quien solo recuerdo que se llamaba Michele y la casa editorial a la que pertenecen se llama Rizzoli. Durante la charla, el editor preguntó “chi vorrebe diventare scritore qui?” en toda aquella sala, la única en levantar la mano rápido como flecha fui yo y todo el mundo tuvo que cambiar su mirada hacia mi. Incluso, los escritores y el editor cuando hablaban, tendían a dirigirse a mí. Era como si nadie más pudiese entenderlos. Al terminar, todos me dijeron In bocca al lupo, la forma coloquial de desear buena suerte en italiano a lo que contesté sin pensarlo mucho Crepi! Sinceramente, no conozco muy bien el origen etimológico de la expresión. Solo sé que eso era lo que tenía que decir.

Ese fue uno de los días cuando más sentí que estar en Miami tenía algún sentido. Había matado dos pájaros de un tiro: conocí tres autores cuyas novelas son buenisimas, y para rematar, ¡son italianos! Desde que empezó el año, la lengua italiana es la que más satisfacción me ha dado, y esta era otra satisfacción adicional. Además, tanto en EEUU como en Puerto Rico, es poquísimo lo que se conoce de la literatura italiana, y también de la brasileña. Siempre he pensado que además de autora y traductora, debo ser un enlace que ayude a los amantes de la literatura a conocer más allá de lo convencional y ayudarles a que vean cuán maraviollosa es esta literatura que a pesar de que no comparte nuestra lengua, nos podría ser bastante pertinente. Así fue como comprendí que mis dos pasiones, siempre irán de la mano.

Tenía que contar esto porque creo que fue el punto de partida para inspirarme a competir ayer después de cuatro años. Se me ocurrió escribir un cuento rosa, creo que fue porque es con lo más cómoda que me siento. Además, otro de los propósitos de escribir fue darme la tarea de por fin terminar algún escrito que empiezo. Tengo aproximadamente diez drafts de historias que he comenzado, pero que aún no tengo muy claro el destino de sus personajes, y así, llevan años guardadas. Con esto, aprendí a concluir algo, quizás por primera vez en mi vida.

Obviamente, no iba a la competencia a ganar, iba a aprender. Iba a acostumbrarme a terminar mis historias, a saber que realmente se busca en una competencia y a tratar de expandir mi imaginación. No todo en esta vida pueden ser cuentos rositas, y eso fue algo que aprendí. Así me seguiré preparando para próximas competencias y para el gran día que comienze mi maestría en Creación Literaria, que debe ser en dos o tres años. Una de las grandes señales que la vida me dió ayer fue el ver a dos de mis maestros de escuela que más me inspiraron a creer en lo que escrbía: Consuelo Martínez, que fue mi maestra de español de sexto grado, la primera que me dio libertad de escribir lo que realmente naciera de mi, y quien ahora es la coordinadora de la maestría que empezare pronto, y naturalmente, Robin Colón, mi maestro de español de escuela superior, aquel mismo que decía que algún día llegaría a ser directora de Estudios Hispánicos y que ayer me dijo que después de tanto que había renegado, volví a donde verdaderamente pertenecía… ¡y tiene toda la razón!

el segundo de izquierda a derecha es Giuseppe, le sigue Barbara di Gregorio, luego Silvia Avallone. El que está a extrema derecha de espejuelos es Michele, el editor. Yo, pues estoy justo en el medio en tank top color vino.

Que el fin del mundo te pille bailando…

Que el fin del mundo te pille bailando
Que el escenario me tiña las canas
Que nunca sepas ni cómo ni cuándo
Ni ciento volando, ni ayer ni mañana.
– Noche de Boda Joaquin Sabina

Hoy, el día que vivo mi tercer gran susto del fin del mundo (ni que susto ¡pfff!) he decidido echar una mirada atrás para reirme de los sustos anteriores y pensar en las cosas que no podría hacer si realmente el mundo se me acaba en algunas horas. La primera vez que escuché este viaje sobre el fin del mundo tendría como ocho años. Estaba en casa de mi tía cuando el competente noticiero del canal 11 dijo algo con lo cual el 95% de la población entendió como: “El mundo se acaba en 9 minutos”. ¡Yo me puse histerica! ¿cómo que el mundo se iba a acabar y yo no estaba al lao de mi mamá? La llamé llorando diciendole que saliera corriendo a buscarme porque el mundo se acababa en 9 minutos y no quería morirme sin verla. Mami siempre ha sido muy buena con mi psicología, y diría que en realidad no sé ni cómo, pero logró apaciguar mi histeria muy bien.

La segunda vez fue cuando empezó aquello de Hercolobus. Ya estaba ansiosa con el dichoso Y2K, y con los trucos de Hercolobus, sentía que estaba ready pa sobrevivir el fin del mundo. No se si alguien vio Insidious y eso de que el nene se salía de su cuerpo. En Hercolobus enseñaban que hicieran un truco para hacer algo como eso en el momento que empezara el Y2K. Ahora mismo, no me acuerdo exactamente el procedimiento, lo que les puedo decir es que fue un soberano engaño y que nunca me he visto fuera de mi cuerpo. Dicen que esos sueños que uno tiene en los que sueña que se cae y siente hasta el cantazo es que uno esta fuera del cuerpo y el vacio es el momento del regreso al cuerpo. No soy la mejor fuente, pero pues, ese detalle me pareció interesante compartirlo.

Esta vez no estoy segura que el fin del mundo me haya pillao bailando. Creo que el fin del mundo me acaba de pillar firme en mis convicciones y feliz porque poco a poco, voy logrando cosas que me había propuesto desde antes que el mundo se acabara anteriormente. Siento que estoy preparada para sobrevivir todos los fines del mundo que se me avecinan, con una lista inmensa para cosas que hacer antes del 21 de diciembre del 2012 y muchas más para hacer después de eso. Ando demasiado preparada para irme satisfecha el día que se me acabe el mundo ya que estoy trabajando en ser la persona que siempre he querido. ¿Cual es mi día del fin del mundo? El mismo que el de todos ustedes, el día que me llegue la muerte.

Todo sobre gatos y perros…¡y hijos!

PERROS… CÃES… CANI… DOG!

Desde que tengo uso de razón, he tenido a mi lado a un perro. Creo que esto hizo florecer mis sensibilidades desde muy temprano en la vida. Ver que había un ser mas pequeño que yo en la casa, que hacía la misma cantidad de ruido que yo cuando tenía dos años, pero que no era capaz de gritar “MAMÁ” era algo extraño (y curioso así como el acento de Xuxa), pero que poco a poco se fue haciendo más y más parte de mí. Hasta hoy en mi casa han habido cuatro perros: Sandy (desde que nací hasta que tuve 8 años), Tribilín (desde que tengo 6 años hasta el sol de hoy, gracias a Dios), Negrita (desde que tenía 13 años hasta justamente el día de mi graduación de High School; el 21 de mayo del 2007) y Chispa (apenas tiene 11 meses en casa). En mi vida, se que han habido muchos otros perros especiales, a pesar de no haber estado en mi casa.

Las muertes de Sandy y Negri marcaron mi vida cada cual a su manera. Si mal no recuerdo, Sandy fue el primer muerto que lloré en mi vida. Era un ser con el que crecí a mi lado. En mi primer recuerdo, aquel de la primera vez que dije MAMÁ, ahí estaba ella. Cuando jugaba a imitar a Grease en la sala mi cómplice fue ella. Esa fue la primera pérdida que me tocó así de cerca.

Negri murió el 21 de mayo de 2007, justamente el día que me graduaba de escuela superior. Si muchos se preguntan porque yo prefiero no hablar ni recordar ese día, esa es una de las razones entre otras de las que sinceramente, ni me gusta hablar. Para todo el mundo, su graduación es un momento importante y que recuerdan con mucha felicidad, el mio no fue así. La última persona que la vio viva fui yo. Esa noche me siguió hasta la puerta del cuarto, yo le hice un poquito de gracia y le cerré la puerta en la cara. A las 7:12am, abuela me despertó para decirme que la perra estaba muerta. Tuve un lapso en el que pense que eso era solo una pesadilla, pero no. La perra estaba ahí tirada, justo frente a mi puerta, el último sitio donde la vi con vida y moviendome el rabo. Aquel sigue siendo uno de los momentos más tristes de mi vida.

Una de las cosas que más resentí viviendo en Miami era la ausensia de un perro. Estar sin mi Tribilín que ha estado conmigo enlos últimos 16 años de mi vida resultó bastante difícil. Cuando me siento a su lado llorando, su mirada dice mucho más que las palabras de muchos. También extrañaba los saltos de Chispita, que brinca tan alto que ha llegado hasta morderme la nariz. (Se que eso no es tan dfícil, como si yo fuera tan alta) Esa perra, en menos de un año me ha demostrado tanto amor en cosas tan sencillas que yo diría que le devolvió el ama no tanto solo a mí, sino a todo nuestro hogar justamente después de haber pasado el terrible susto de pensar que Tribilín se nos iba. He entendido que para mí resulta más sencillo estar cerca de los animales que de los mismos humanos. Quizás sea por eso de las miradas o que las palabras de la gente a veces en esos precisos instantes causan un daño irreparable, pero las miradas te alegran la vida.

GATOS… GATTI… CATS!

Pues los gatos llegaron a mi vida justamente el día que regresé. Adoro tenerlos cerca, verlos caminar y jugar, hasta adoro cuando me arañan y me muerden por más que duela. Mi interacción con gatos ha sido muy poca, y con kittens, ¡mucho menos! Sinceramente, confieso estar enamorada de esos tres. Es demasiado divertido y gratificante verlos tomando del biberón asi tan felices como lo hacen ellos.

OS FILHOS… I FIGLI… LOS HIJOS… CHILDREN?

Muchos dicen que no tengo corazón o que soy media insensible cada vez que digo que no quiero tener hijos. Pero, ¿y que del amor que siento por los animales? ¿Eso también es insensibilidad? Me pregunto cual es el el sistema de medir lo que me hace más insensible o menos. Estoy conciente de mis realidades y de mis prioridades y a pesar de que me parece que la vida es una maravilla, no me consideró una persona ni con la capacidad ni la habilidad de ser madre. Además, ésto nunca ha sido una prioridad en mi vida, si llega bien, sino también. Mi instinto maternal está lo suficientemente desarrollado para cuidar animalitos y para darles todo el amor posible. Para que sigan pensando que soy más insensible, prefiero un animal que un hijo por la sencilla razón de que el animal demuestra su agradecimiento de todas formas y se desvive por ello, y los humanos, ¿también lo hacemos?

Respeto a todo aquel que quiere tener hijos y que los tiene, pero me molesta de sobre manera la gente que me juzga y no es capaz ni de respetar ni de aceptar mi decisión. Estar conciente de mi realidad no me insensibiliza, sigo teniendo amor para los animales y para el resto de los niños. Me parece que estar conciente me hace más responsable, ¿de que me vale traer hijos al mundo que en realidad, no deseo ni son mi prioridad? Lo que estaría haciendo es una irresponsabilidad y una falta de respeto a mis principios y a mis metas, porque en la vida se hace y se lucha por lo que se sueña y se desea, y un hijo, en realidad no es ni tan siquiera un capricho en mi vida. Estoy conciente que algunas veces hay cosas que toca hacerlas sin querer. Si el destino quiere que eso sea lo que haga pues respetaré su designio, pero mientras esté en mis manos la decisión mi respuesta siempre será no.

A veces me pregunto quien de estos es más insensible:

  1. Yo, que vivo apasionada por mis sueños y metas, que soy capaz de demostrarle amor a los que tengo cerca y quiero, y a los animales que tanto amor también me dan.
  2. El que tiene hijos y los cuida bien, pero la vida de un animal le importa muy poco al punto de que si mata uno en la carretera ni se conmueve.
  3. La que trae hijos al mundo simplemente por traerlos, porque es la naturaleza, y no es capaz de darle las mejores condiciones de vida a esa criatura.

Y ustedes, ¿que piensan?

De los hombres que se martirizan sabiendo que lo hicieron mal…

“YO TRATÉ DE HABLAR CONTIGO, PERO TÚ NO QUISISTE OIRME”

Gracias a Dios que éstas palabras solo me tocaron oirlas en un sueño, medio absurdo pero sueño al fin. No se si el sueño es producto de las ganas que tengo por tripearmelo, porque las cosas que dijo se las ha tenido que tragar, o es que hay algo de nostalgia envuelto. Esto es un caso de como la gente prefiere pedir perdón a gente que nunca se mereció que le hicieran daño, porque simplemente fueron personas que se desvivieron por ellos y un poco de consideración en vez de intentar pedir perdón, demostraba un poquito más de madurez y consideración. Aprendí que hay gente tan y tan egoísta que no saben ni siquiera lo que significa eso.

Yo me considero una persona egoísta y ¡bastante! pero nunca he creído bajo ninguna circunstancia que el egoísmo me debe llevar al despotismo y sobre todo a ser una malagradecida. Yo estoy conciente que uno de los defectos más grandes dentro de mi egoísmo es que puedo llegar a frustrarme y a perder la paciencia con alguién que no sabe de lo que hablo, y por ende, me da con considerarlo más bruto que yo, pero hay un momento en el que freno y soy capaz de mirar pa atrás y reconocer mi error, pero otros, ¿serán capaces de hacer lo mismo?

La vida solita me enseñó que no. A vecés los caprichos pueden ser más grandes que los hechos y las experiencias y llevan a la gente a invertir las historias a su conveniencia. El título de éste post se refiere específicamente a dos hombres (aunque también le vendría de perilla a una amiga, pero ella no se merece ni un post mío.) Uno es el hombre al que le oír decir la cita de mi sueño, que naturalmente, tiene don de político y olvida sus promesas rápidamente, pero cuando se ve pillao, intenta pedir perdón. Todavía es la hora que no lo he querido escuchar, y sinceramente, espero solo tener que oirlo en mis sueños y pesadillas. El otro, es medio insignificante… pero me las pega y después me dice NO SEAS MALA. ¿Qué no sea qué? ¡Hay que reirse en esta vida! Él desaparece, hace lo que le da la gana y la mala soy yo, ¡ay señor! Ese me inspiró a escriir este post porque me ha llamado dos veces en el día. Sinceramente, no se para que y tampoco le constesté. Ya estoy vacunada de todo esto, pero hay que vacilarse el guille de mártir que son capaces de darse algunos hombres.

Esto es todo lo que me queda por decir. Después de esto, hombre que me lees, no vengas a querer hacerme ningún cuento o historia rara para conmoverme, ¡que ya me se todo el repertorio!

De Eurovision e LO STATE!

EUROVISION SONG CONTEST FREAK SINCE FOREVER…

Come potrei spieghare questo? Esta obsesión existe desde hace casi 10 años. Es intrigante ver como los compositores y artistas (nuevos en muchos años) usan esos 4 minutos para intentar impactar a toda la Europa con una canción, nuevamente, sobrepasando la barrera linguistica en muchos casos. Además, ¿cuantas estrellas y exitos no han salido de este Festival? ¿empiezo a contar? bueno… Abba y su Waterloo, Mocedades con Eres Tu, Domenico Modugno con Volare y estrellas como Céline Dion, Lara Fabian, Katrina and the Wave, aquellas dos que revolucionaron la década pasada, las T.a.T.U, que a fin de cuentas, ¡ni lesbianas eran! ¿que rayos?

Bueno, ya se demostró que el faranduleo y la música tienen mucho que ver conmigo, ¡fatal! Pero, ¿a que viene el tema? Esta semana es el Festival, ya en unas horas comienza la primera semifinal y naturalmente, lo único que quiero hacer es escuchar las canciones y ver el programa, sobre todo la final. Aquello es mítico, cuando empiezan las votaciones, douze points, ten points goes to…! Ese momento siempre es emocionante, sobre todo cuando al final los primeros tres puestos estan bien parejos, y ademas, sirve para aprender geografia europea, los paises siempre le dan buenas puntuaciones a sus vecinos. Bueno, pero ya dejo de hablar de Eurovision, les voy a postear mis 3 canciones favoritas de este añoo y si quieren, ¡comentan!

STATE, VERÃO, VERANO, SUMMER

Eu já decidí tudo o que vou fazer no verão… Yeah, a veces los veranos tend to be kinda boring! Así que yo me propuse este verano hacer lo siguiente:

  • Find a job {done!}
  • Get back to all my stories, drafts and plots and try to finish at least one {on course…}
  • Lose 10 pounds {NO ENCUENTRO COMO EMPEZAR!}
  • Learn RUSSIAN {about to buy the books!}

So, since I knew I wanted to write, comenzar este blog era una muy buena manera de ejercitar ésto. Intentaré comentar sobre como van todas estas cosas, y quizás dar un sneak preview de como van mis historias. Por ahora, los dejó. ¡Me voy a ver Eurovision! Aquí les dejo mis canciones favoritas, y una pequeña explicación de por qué.


douze points sont pour… AZERBAIJAN! – In fact, this is an amazing song!!! O sea, tiene cadencia, pegajosa y tiene muchisimo sentimiento… By far my fave song this year!


and my ten points goes to… SWITZERLAND! – she kinda sounds like Sara Bareilles… nough said!


This is not exactly a favorite favorite, even though I really like it, pero va perfectamente con el tema del blog. I think it is the first time the French song is not en français! Esta canción es en el dialecto corso. (Córsega, la islita de dónde era Napoleón) Es una lengua romance que tira mucho más al italiano así que para mí, habían muchas cosas comprensibles!!!

Bueno, ¡Ci vediamo!

Intro: Just one language and who I am… [Mostly SPANISH!]

JUST ONE LANGUAGE…

Ask a poliglote to choose only one language is always the worst thing you can do! Ni que preguntarme, ¿que lengua prefieres hablar? Es mucho más fácil preguntar cual es la que no quiero, y con mucho gusto te contestaré: INGLÉS! Why you don’t like to speak English? I guess it is just because I don’t feel I have as many adjectives to express myself as in the other languages I can speak. And why did you chose to learn languages? Only one word: Passion, Pasió, Paixão, Passione… select which language you prefer!

Ésta fue la decisión más dificil para mí cuando se trataba de comenzar a escribir este blog. ¿En que idioma lo escribo? Blogger me decía que tenía que seleccionar el idioma en el que sería mi blog, y esa pregunta me volvió un ocho. Seleccioné inglés porque todos sabemos que es lo mas neutral. A pesar de eso, a fin de cuentas decidí que cómo sería mi blog, me tocaba a mi escribir en el idioma que me diera la real gana, en el que me saliera del corazón escribir ese día, y eso es lo que voy a hacer.

THE ONE WHO WRITES HERE

Con decir que me llamo Brenda Gisselle no digo nada. ¿Quién soy? Who I am? Chi sono? Quem sou? Isn’t that even harder than chosing just one language to write? Definitivamente, esta pregunta de quién soy y como me describo siempre me resulta muy compleja. Si tuviera que complacer a los superficiales , me describiría como una mujer de 5’0 y con muchisimas libras más y sumamente aburrida.

Para aquellos que no son tan superficiales, saben que detrás de esa “gorda aburrida” hay mucho más. Una mujer movida por esta pasión de escribir, de escribir en cualquier idioma y hasta quizás disparates pero escribir. Me mueve también la justicia, y no ser abogada o fiscal, sino aquellas cosas que podemos decir que son justas… que en mi definición muy personal, lo resumiría a no hacer lo que no quisieras que te hagan o que te pasé, y si lo haces, asume las consecuencias de lo que hiciste. Otras cosas que me gustan lo son la música, el arte, la naturaleza, los paseos, descubrir cosas nuevas… y nuevamente, para complacer a los superficiales, me puedo definir también como una consumerista en proceso, o una consumerista anónima así a lo alcoholicos anónimos, quizás lo soy pero me cuesta aceptarlo. Los libros y el cine son parte fundamental de mi vida, y creo que van de la mano en muchas ocasiones.

Otros detalles curiosos sobre mí es que gracias a que mi padre es programador de computadoras, he estado en contacto con este aparato desde que tenía 2 años y que recuerdo el día que dije “mamá” por primera vez. ¿Necesitas que te haga ese relato? Tenía aproximadamente un año y medio y en la televisión estaba puesta una novela en la que actuaba Giselle Blondet. Me puse de mona a trepar en el playard cuando me caí y me di un guataponazo bien dado en la cabeza. No me quedo de otra que gritar “¡MAMAAAA!”. Esta historia, mi madre no fue la que me la hizó. Un buen día, hace algunos años quise corroborarla con mi mamá y le expliqué todos los detalles y quedó en shock de que supiera hasta que Giselle Blondet estaba en el televisor.

Creo que ésto fue una muy buena introducción, si quieres saber más, pues sigue leyendome. Sé que puedo ser media loca a veces, pero eso es parte de divertirse.